.

.
Localización
Callejero
Historia
Fiestas
Que Ver
Rutas

.
Cultural
Deportiva

.
Noticias
Bandos

.
Actualidad
Elecciones
Generales 2015
Municipales2015
.

Cartas abiertas
Sugerencias
Quejas
Preguntas

.
Colegios
Instituto
Escuela Infantil
Aula Mentor
Biblioteca
Cartoteca
.
Ciclismo
Fútbol
Fútbol Sala
Fútbol 7
Hockey línea
Patinaje artístico
Baloncesto
Judo
Balonmano
Padel
G. Rítmica
Iniciación Deport
.
Concursos
Cursos
Campamentos
Viajes
.
Asistencia Médica
Iglesia
Horarios
...
Autobuses
Taxis
.
Crónicas
Reseñas
Galerías
Entrevistas
.
Foto Antigua
Ayer/Hoy
Foto Actual
Fotocrítica
Galerías
.
Alojamiento
Restaurantes
Bares

.
2ª Mano
Nuevo
Regalo

.
Perdido
Encontrado
.
Oferta
Demanda

.

.

.

.

.

.

.

.

.


.

DOS CIRRIENSES EN EL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

con la película "O QUE ARDE"

Por Almudena Villarreal

La verdad es que nunca necesité Donosti para vibrar con su Festival de Cine. En mis años mozos de rebeldía literaria (cuando el afán por perseguir mis sueños de escritora y este amor incondicional al cine se aunaron para que yo escribiera sobre películas), Gijón, Las Palmas o SEMINCI colmaban mis ansias de libertad creativa, y no quería más. San Sebastián es muy grande, pensaba: demasiada artillería para alguien que se conforma con descubrir nuevos lenguajes. Y es que mi búsqueda ha sido siempre la de encontrar una forma de hacer cine que escarbara en la permanente búsqueda de mi propia identidad. Ahí es nada.

Pero el destino quiso que conociera a Mónica Omaña, (una gallega de Vigo que se enamoró de los Campos de Castilla) y eligiera La Cistérniga como refugio de vida. Y a mis 44 años me veo compartiendo ilusiones, utopías y esperanzas como cuando afinaba al cantar “El loco de la calle” (Ultimo de la fila) o “Lucha de gigantes” (Antonio Vega) en mis bares de juventud e imaginaba que un mundo mejor era posible solo porque yo estaba en él y todo estaba por construir.

Quién me iba a decir que además de todas esas virtudes, Mónica también amaría el cine, y que su sobrina iba a producir una película que me quitaría el aliento, que me devolvería las ganas de escribir sobre cine y que además .... todo ocurriera en San Sebastián.

Y ahí nos tenéis: Dos cirrienses de adopción en el estreno de "O que arde", producida por Andrea Vázquez.


Gracias Mónica por un viaje inolvidable, por haber pensado en mí y por haber compartido un momento que era solo tuyo.

Gracias Pili por haberme hecho sentir como de la familia.

Gracias Andrea y Oliver por seguir haciéndome creer en el poder transformador de la imagen.

Gracias Benedicta por regalarnos tus enseñanzas bajo la lluvia incesante de la ciudad.

 

O QUE ARDE.

Entre el vivir y soñar
hay una tercera cosa.
Adivínala
Canciones nuevas: «Proverbios y cantares 5» Antonio Machado

Dice Oliver Laxe que el origen de este proyecto radica en el desgarro que siente al ver ciertos valores perecer bajo la pisada de una modernidad tonta, histérica e infantil, y quizás también, confiesa, sentirse culpable de esta decadencia del universo complejo, profundo y místico que encarna el mundo de lo rural.

Porque cuando imaginamos Galicia soñamos con el verde de sus bosques y prados, con el gris de sus cielos y con el azul del océano. Y es ese origen el que nos desgarra desde las entrañas, cuando despertamos ante un naranja de fuego y estupidez, de calor y avaricia que consume lo que tantas vidas se esforzaron en mantener, amaron sin reservas bajo el yugo de la austeridad y el aislamiento emocional que representan como nadie Amador y Benedicta.

Estoy habitado por ese valle, dice Laxe, y supongo que es por ello que la imagen se traduce en descripción visceral, con un estilo directo y minucioso, que me recuerda a la literatura de Azorín, plena de detalles, que suscitan la admiración y el respeto escrupuloso por la tierra de sus ancestros (aunque algunas localizaciones son asturianas).

Tanto es así, que los bosques nos susurran, los prados nos acompañan y la naturaleza es bautizada con una lluvia nutriente. El paisaje es, en fin, un personaje más al que no es en absoluto difícil de comprender su historia, empatizar con sus miedos, celebrar su resistencia o ahogarnos en su triste final.

La película comienza con una de las secuencias más impactantes del cine de nuestros tiempos.

Como si de una batalla se tratara, los árboles van cayendo de uno en uno, arrancados de su hogar, sin tener conciencia de que su sacrificio puede salvar al resto de compañeros que impávidos observan la masacre y suspiran aliviados porque a ellos hoy, no les toca desangrarse. Especial delicadeza muestra uno de los supervivientes, el más antiguo, sabio y magullado por el tiempo de vida transcurrido.

Aquel con la mochila más pesada y sobre el que descansa Benedicta, abrumada por la insensatez y necesitada de respuestas. Ese aislamiento que el bosque provoca tiene su alter ego en Amador; ex pirómano y convicto eterno de los barrotes afectivos impuestos por quienes temen perder sus raíces culturales.

Son muchos los referentes artísticos en la obra de Laxe que le sirven como instrumento evocador de sus recuerdos de la infancia y como reivindicación de un futuro del que quiere formar parte.

No dejo de pensar en Tarkovski y en su influencia estética y vital. La importancia capital de la naturaleza en la imagen fílmica de ambos se contrapone por un lado como algo bello en sí mismo, digno de contemplación y misticismo, y por otro como algo inquietante y salvaje, de poderosa fuerza y difícil comprensión. Con la nitidez de la amenaza destructiva y la realidad escabrosa del desastre causado. Y por supuesto el sonido, que traduce en emociones los ruidos del bosque, la caída de los árboles, las llamas enfurecidas e insensatas y el aullido tenebroso de las máquinas.


En su Crítica del Juicio (1790), Kant nos explica que en tanto que “lo bello en la naturaleza se refiere a la forma del objeto, que consiste en su limitación, lo sublime, en cambio, puede encontrarse en un objeto sin forma, en cuanto en él, u ocasionada por él, es representada la ausencia de límites”. La grandeza de la película consiste en aunar estos dos conceptos que complementan la complejidad de la expresión fílmica.

Por un lado Laxe confirma la belleza de la naturaleza consiguiendo a través de sus imágenes que el bosque respire y que nos convierta en cómplices de su universo, logrando la magnificencia de la obra de Constable, por ejemplo. En cambio, la ausencia de límites estéticos cuando la tragedia se torna invencible, (el fuego escalando sin piedad o el humo concentrado y gris que delata el final de un camino) me recuerda inexorablemente a Turner, y con la audaz inteligencia del director, nos invita a coleccionar las entrañas rotas de una población que se resiste a morir y que busca culpables entre los suyos, entre nosotros, entre todos.

Porque si no ¿De quién sería la culpa?

 

 

 

 

 

.
...

 

 

Portada - Información: (Localización, Callejero, Historia, Fiestas, Que Ver, Rutas) - Agenda: (Cultural, Deportiva) - Actualidad: (Noticias, Bandos) - Política: (Actualidad, Elecciones, Municipales2015) - Buzón: (Cartas abiertas, Sugerencias, Quejas, Preguntas) - Educación: (Colegios, Instituto, Escuela Infantil, Aula Mentor, Biblioteca, Cartoteca) - Deportes: (Ciclismo, Fútbol, Fútbol Sala, Fútbol 7, Hokey, Baloncesto, Judo, Balonmano, Padel, G. Rítmica, Iniciación Deportiva) - Convocatorias: (Concursos, Cursos, Campamentos, Viajes) - Servicios: - (Asistencia Médica, Iglesia, Horarios) - Transportes - Reportajes: (Crónicas, Reseñas, Galerías, Entrevistas) - Fotografía: (Foto Antigua, Ayer/Hoy, Foto Actual, Fotocrítica) - Comer/Dormir (Alojamiento, Restaurantes, Bares) - Compraventa - Objetos Perdidos - Empleo - Negocios - Música - Galeriarte - Exposiciones - Estadísticas - De Donde Venimos - Contacto
En cumplimiento de la Ley de Servivios de la Sociedad de la Información, le informamos de que este sitio utiliza cookies para almacenar información en su ordenador. Algunas de estas cookies son esenciales para hacer nuestro trabajo en el sitio y otros nos ayudan a mejorar, dándonos una idea de cómo se está utilizando el sitio. Más información. Al acceder a nuestro sitio acepta nuestra Política de privacidad.